Irán: la muerte de Raisi – ¡Rechazamos la hipocresía imperialista! ¡Muerte a la República Islámica! ¡Por un Irán socialista!

La muerte del presidente Ebrahim Raisi en un accidente de helicóptero fue celebrada por los gobiernos y periódicos imperialistas hipócritas de Occidente, que se regodearon con el fin del «carnicero de Teherán», mientras que mantienen las duras sanciones que someten a millones de iraníes de a pie a la miseria y siguen apoyando la carnicería de Israel en Gaza. Los comunistas no hacen causa común con estos personajes, que son a su vez asesinos que representan el mismo vil sistema capitalista que los mulás que gobiernan Irán. Desde nuestra propia perspectiva, decimos: El legado manchado de sangre de Raisi es el de la reacción contrarrevolucionaria. Que las masas revolucionarias iraníes entierren pronto a la República Islámica junto a él.

A nivel nacional, la muerte de Raisi ha puesto de manifiesto la profunda polarización de la sociedad iraní. Los fanáticos pro-régimen asistieron al cortejo fúnebre de Estado en Tabriz, Qom y Teherán, compuesto como mucho por decenas de miles de personas, en ciudades con poblaciones de millones de habitantes. Incluso antes de que se confirmara su fallecimiento, durante las 12 horas de búsqueda del lugar donde se estrelló el helicóptero, mientras el ayatolá Jamenei pedía oraciones por su supervivencia, se oían fuegos artificiales en todo el país.

Los fanáticos lloran mientras los trabajadores y los jóvenes celebran

Mientras los fanáticos matones del régimen lloraban la muerte del presidente Ebrahim Raisi, millones de personas celebraban en silencio bajo la amenaza de ser recriminados por el Estado. Raisi y el resto de la podrida clase dirigente iraní han ejecutado a más de 400 personas y encarcelado a decenas de miles (predominantemente jóvenes, pero también trabajadores militantes) desde la derrota del levantamiento por la libertad de la mujer y la vida de 2022, que comenzó con la muerte de Mahsa Amini a manos de la Policía de la Moralidad.

La represión desde aquel movimiento persiste, y el régimen ha estado enviando mensajes amenazadores a los estudiantes (que fueron los principales participantes) para no romper la ilusión del luto nacional. Aun así, estudiantes revolucionarios de universidades de Teherán, Kurdistán, Isfahán, Shiraz, Karaj y otros lugares publicaron desafiantes una declaración conjunta:

«Nuestra alegría sin límites va más allá de la sentida reacción a la muerte de un tirano. Oímos los gritos de las madres que exigen justicia, que han venido bailando desde Khavaran hasta Abadan [en referencia a los mártires de 1988]; y de las que perdieron a sus hijos en el movimiento ‘Mujer-Vida-Libertad’. Como declaró la madre de Houman Abdollahi [asesinado por las fuerzas del régimen en 2022]: ‘Por primera vez en el año, cinco meses y quince días desde que matasteis a mi hijo, soy feliz'».

Del mismo modo, el Consejo Coordinador de Asociaciones Sindicales de Profesores Iraníes, una organización de trabajadores que apoyó el levantamiento de 2022 y que ha visto cómo muchos de sus miembros eran detenidos, publicó una declaración en la que enumeraba los crímenes del difunto presidente:

«Los primeros años de la carrera de Raisi incluyeron responsabilidades como “Jefe de Grupo Adjunto” de la Fiscalía, Fiscal Adjunto del Tribunal Revolucionario de Teherán y miembro del “Comité de la Muerte”. Como tal, supervisó la ejecución de miles de presos políticos en 1988. Posteriormente, Raisi desempeñó otros cargos, como primer adjunto de la judicatura, jefe de la judicatura, fiscal general, miembro del Consejo de Discernimiento de Conveniencia, vicepresidente de la Asamblea de Expertos y su último cargo como presidente en el decimotercer gobierno. Durante la presidencia de Raisi, el sistema educativo vivió su situación más crítica desde la revolución.

«Los envenenamientos en las escuelas de niñas, los ataques de las fuerzas militares y de seguridad a las escuelas, la paliza y asesinato de más de 80 estudiantes y dos profesores, y la detención y encarcelamiento de niños estudiantes fueron algunas de las marcas más oscuras del Ministerio de Educación durante la presidencia de Raisi».

Estas declaraciones reflejan el verdadero sentir de millones de trabajadores y jóvenes de Irán, que están encantados de que Raisi ya no sea.

Engranaje de una máquina reaccionaria

Millones de trabajadores y jóvenes de Irán, que están encantados de que Raisi ya no sea / The Presidential Press and Information Office of Azerbaijan, Wikimedia Commons

Toda la República Islámica se construyó sobre fosas comunes, habiendo llegado al poder secuestrando la Revolución iraní de 1979 y ahogando en sangre a los revolucionarios que derrocaron al odiado Sha. Ebrahim Raisi, como se señala en la declaración del Consejo Coordinador de Profesores, fue responsable de la ejecución de hasta 30.000 presos políticos, entre ellos muchos comunistas, en la década de 1980. Aparte de este papel en la contrarrevolución, como parte del poder judicial, defendió a la escoria del régimen de sus propias leyes.

Desde 2018, Irán ha atravesado un periodo de lucha de clases sin precedentes, con huelgas casi constantes, protestas y levantamientos casi anuales. Esto ha supuesto una crisis política para el régimen, que lucha por entusiasmar a la población con cualquiera de las distintas facciones del régimen. Raisi fue nombrado presidente en las elecciones de 2021, que fueron una farsa incluso para los bajos estándares del régimen, con un 60 por ciento de boicot a las elecciones, y el régimen descalificó a todos los demás candidatos notables para asegurar su victoria.

Pero Raisi no era más que un engranaje de la maquinaria opresiva de la República Islámica, que defiende los intereses del capitalismo iraní. Toda la clase dominante es responsable de la miseria de las masas iraníes. Las próximas elecciones presidenciales del 28 de junio para designar al sucesor de Raisi volverán a poner de manifiesto todas las contradicciones del régimen.

La agonía de la República Islámica

El régimen se encuentra en su mejor situación desde 2018, pero esto no es decir mucho. El levantamiento por la libertad de las mujeres de 2022 fue aplastado. La falta de un liderazgo político claro, y la campaña de la oposición liberal-monárquica a favor de un «cambio de régimen» respaldado por Occidente, hicieron imposible ganarse a la clase trabajadora iraní. Todo ello fue del agrado del régimen, que pintó falsamente todo el movimiento como impulsado por la intervención occidental.

La invasión israelí de Gaza ha fortalecido aún más al régimen. Al igual que el ataque aéreo israelí contra un consulado iraní, que vio cómo el régimen tomaba represalias con un bombardeo de misiles y aviones no tripulados calculado para hacer una declaración pero causar daños limitados. La amenaza de una guerra regional está infundiendo miedo e incertidumbre entre las masas, espoleadas por los esfuerzos del régimen para agravar estos temores. Esto también ha permitido movilizar en las calles al núcleo de fanáticos que apoyan a la República Islámica, incluida la Policía de la Moralidad, que ha vuelto una vez más con ganas de venganza.

Económicamente, el régimen se ha recuperado en gran medida de las sanciones impuestas por Estados Unidos. El relativo debilitamiento del imperialismo estadounidense y el fortalecimiento de China han permitido al régimen eludir muchas de ellas. China se ha convertido en el mayor importador de petróleo iraní, con unas exportaciones de petróleo que alcanzaron su nivel más alto en cinco años en 2023 y que se espera que sigan creciendo.

Esto también significa que los llamamientos a nuevas sanciones por parte de la oposición liberal-monárquica iraní en el exilio, respaldada por Occidente, se han convertido en algo sin sentido: aparte de solidificar aún más el odio de las masas hacia estas damas y caballeros. Desde el principio, estos criminales, junto con sus amos imperialistas, fueron igualmente responsables de la miseria económica de las masas iraníes, y sólo han ayudado al régimen a unir a la población más a su alrededor.

Por su parte, los capitalistas piadosos que están detrás del régimen trasladaron la carga de las sanciones a la clase trabajadora. En los últimos años se ha producido un boom de millonarios en dólares en Irán, mientras que los trabajadores pasan meses, incluso años, sin cobrar por su trabajo y se enfrentan a una pobreza cada vez mayor. Incluso las estadísticas amañadas del régimen admiten que 8 millones de personas han caído por debajo del umbral de la pobreza en los últimos dos años, con un total del 40 por ciento de la población viviendo en esas condiciones.

Nada se ha resuelto con el aplastamiento del levantamiento de 2022. Ninguna de las razones detrás de la creciente lucha de clases desde 2018 ha desaparecido. De hecho, la crisis social se está profundizando, con una inflación anual del 52,3 por ciento, y se espera que siga aumentando. Solo este año, el salario mínimo ha caído un 17,5 por ciento. Al mismo tiempo, el régimen, en su arrogancia, siguió a la derrota del levantamiento de 2022 con una ola de austeridad, provocando huelgas por reivindicaciones económicas.

El régimen también se enfrenta a una profunda crisis política. La hipocresía de los mulás está a la vista de todos, y se enfrentan a una grave crisis de legitimidad. Las recientes elecciones parlamentarias de marzo registraron la participación más baja de la historia de la República Islámica, con un 41%. En realidad, se calcula que fue de entre el 10 y el 27 por ciento.

El régimen se enfrenta a una profunda crisis política / Farsnews, Wikimedia Commons

También ha crecido el apoyo al laicismo y ha disminuido la piedad, como revela una reciente filtración del Centro de Investigación para la Cultura, el Arte y la Comunicación del régimen, según la cual el 73 por ciento de los iraníes aboga por la separación de religión y Estado y el 85 por ciento se ha vuelto menos religioso en comparación con hace cinco años. Una anterior encuesta holandesa online de 2020 mostraba que sólo el 32,2 por ciento de la población se consideraba musulmana chií, mientras que el 36,8 por ciento era atea, irreligiosa o agnóstica.

Todo esto, combinado con la creciente lucha de clases, había provocado un clima de pánico en el seno del régimen, con miembros del parlamento hablando abiertamente de la amenaza de revolución. El nombramiento del presidente Raisi aportó cierta estabilidad interna. Anteriormente, las distintas facciones habían intentado demagógicamente apelar a las masas, culpándose mutuamente de los males del país. Una nueva ola de disputas internas amenaza con comenzar.

Las masas han atravesado un comprensible periodo de confusión y desmoralización. Pero es sólo cuestión de tiempo que se rompa el clima de derrota y la ira de la sociedad iraní estalle en una nueva oleada de huelgas y levantamientos masivos. Las nuevas elecciones podrían incluso ser el detonante de ello, al poner aún más de manifiesto la podredumbre del régimen.

¡Por la lucha revolucionaria!

Los futuros movimientos de masas son inevitables, pero para que se produzca una revolución victoriosa en Irán, debe formarse una alternativa clara que una a la clase obrera, la juventud y los pobres. La ausencia de tal liderazgo ha llevado el proceso revolucionario en Irán a un prolongado asunto sangriento.

Lo que se necesita es un programa, basado en las demandas existentes de las masas. Las reivindicaciones planteadas deben incluir un salario digno y pensiones que aumenten con la inflación; un amplio programa de obras públicas para reparar la infraestructura en ruinas del país; la renacionalización de la industria y la introducción del control obrero en toda la economía estatal. Estas reivindicaciones deben combinarse con otras de carácter político, como los derechos democráticos básicos, incluido el derecho de huelga, reunión y expresión.

Por supuesto, la República Islámica nunca cederá en estas reivindicaciones, que debe ser derrocada por la clase obrera organizada y la juventud, con sus propias fuerzas. No puede haber concesiones a la oposición monárquico-liberal reaccionaria y traidora, aliada con los depredadores imperialistas de Occidente. Estos dos bandos, haciendo un gran espectáculo de celebrar la muerte de Raisi, se reúnen en torno a los hijos exiliados del Sha: ¡cuyo propio régimen sangriento, respaldado por los imperialistas, fue derrocado en la revolución que Raisi y los mulás secuestraron!

Estos imperialistas defienden el mismo sistema capitalista que los mulás, con el capital occidental detrás de ellos, ansiosos por saquear los recursos de Irán. No son amigos del pueblo. Hablan de democracia y de acabar con la pobreza, pero las exigencias democráticas y una existencia digna nunca podrán proporcionarse sobre la base del débil y parasitario capitalismo iraní. El único camino hacia adelante para las masas de Irán es la toma del poder por la clase obrera, para gestionar los asuntos de la sociedad en interés de la mayoría.

Por lo tanto, la tarea de los revolucionarios en Irán debe ser preparar no sólo el derrocamiento de la República Islámica, sino de todo el sistema capitalista. Los últimos seis años ya han creado un terreno fértil para que las ideas comunistas ganen adeptos. Toda una generación de jóvenes se ha forjado en la lucha de clases y la represión, fomentando un odio absoluto al régimen y al sistema que defienden.

Este potencial debe hacerse realidad. Estas fuerzas deben organizarse y estar preparadas para intervenir en futuros movimientos de masas y levantamientos. Sobre esta base, las bellas tradiciones de lucha que fueron aplastadas por gente como Embrihim Raisi serán reconstruidas a un nivel superior.

Puedes enviarnos tus comentarios y opiniones sobre este u otro artículo a: [email protected]

Para conocer más de “Lucha de Clases”, entra a este enlace

Si puedes hacer una donación para ayudarnos a mantener nuestra actividad pulsa aquí