La sentencia contra Alberto Rodríguez es un ataque a la clase trabajadora

La condena al compañero dirigente de Podemos Alberto Rodríguez es un ataque al conjunto de la izquierda y el movimiento obrero del Estado español. Alberto Rodríguez ha sido condenado a un mes y quince días de prisión, y de inhabilitación para el sufragio pasivo, por un delito de atentado contra agentes de la autoridad con el sólo testimonio del policía implicado.

Independientemente de que el Tribunal de Estrasburgo pueda anular esta condena en el futuro, el reaccionario poder judicial español ya ha conseguido sacar del parlamento a uno de los diputados de Unidas Podemos más identificados con la izquierda y el movimiento obrero: la condena de inhabilitación obligará a Rodríguez a dejar su escaño.

Por su condición de aforado, Rodríguez ha sido juzgado y condenado por la Sala Segunda del Tribunal Supremo, presidida por el conocido reaccionario Manuel Marchena, que se hizo famoso por su actuación como presidente del tribunal que juzgó a los presos políticos catalanes del Procés. La sentencia ha contado con dos votos particulares contrarios a la condena y favorables a la absolución por falta de pruebas, y con los votos favorables de los otros cinco magistrados, entre ellos el propio Marchena y la también conocida reaccionaria Carmen Lamela, la que envió a prisión a los jóvenes de Alsasua acusados de terrorismo y fue condecorada por el Ministerio del Interior bajo el gobierno de Rajoy.

Los firmantes del voto particular coinciden con la mayoría de la sala en que esta sentencia no ataca el derecho de manifestación, lo que a todas luces es una falsedad y una muestra de cinismo por parte del poder judicial. Como denunció el propio Alberto Rodríguez, el juicio y la condena a un diputado obrero por haber participado en una manifestación en 2014 es, al igual que toda la legislación represiva que el aprobó el gobierno de Rajoy y que el gobierno de PSOE-UP no ha derogado, una advertencia para el conjunto del movimiento obrero y los activistas sociales, que pueden ver su libertad y su futuro laboral comprometidos por la actuación represiva del aparato del Estado frente a la protesta social.

Esta sentencia demuestra que todos los intentos de los dirigentes de UP de congraciarse con la burguesía y con el aparato del Estado son perfectamente inútiles. Los poderes fácticos nunca van a tolerar a UP ni a lo que esta representa, independientemente de la voluntad de sus dirigentes. Para la burguesía y el aparato del Estado, UP es un cuerpo extraño y una amenaza a la que hay que neutralizar a como diere lugar, usando para ello todos los medios, legales e ilegales, a su disposición. Ninguna fuerza política en la historia del régimen del 78 ha sufrido una persecución semejante, con la sola excepción de las fuerzas de izquierda independentista vascas y catalanas. La condena a Alberto Rodríguez es el último episodio de esta guerra y sin duda no será el último. Como comenta irónicamente el propio Pablo Iglesias en un reciente artículo para Ctxt: “Ya se sabe: le das la patada al policía, te marchas a casa tranquilamente y ya irán a por ti en unos años, cuando te elijan diputado por Podemos.” Es necesario sacar todas las conclusiones de estos hechos.

Desde la Corriente Marxista Internacional enviamos toda nuestra solidaridad al compañero Alberto Rodríguez, y exigimos la completa derogación de todas las leyes de excepción que atentan contra el derecho de reunión, manifestación y huelga y contra la libertad de expresión. Exigimos asimismo una completa depuración de la judicatura y los cuerpos represivos, apartando a todos esos elementos reaccionarios que conspiran contra la izquierda y la clase trabajadora mientras amparan a corruptos y fascistas. Sólo con la movilización masiva de la clase trabajadora y la juventud con una dirección revolucionaria se podrá poner fin a la infamia del régimen del 78.

Puedes enviarnos tus comentarios y opiniones sobre este u otro artículo a: [email protected]

Para conocer más de “Lucha de Clases”, entra a este enlace

Si puedes hacer una donación para ayudarnos a mantener nuestra actividad pulsa aquí