Entrevista a Miquel, Bomber forestal – País Valencià

Los trabajadores y los jóvenes de Valencia llevamos ya varios meses contemplando con impotencia y desesperación, cómo las llamas devoran nuestros montes sin que se ponga ninguna solución desde el Gobierno de la derecha de la Generalitat.

Además, estos incendios se han ido intensificando los últimos meses debido a la pertinaz sequía que llevamos arrastrando desde hace tiempo.

Y mientras ocurre esto, la Consellera (VOX), en lugar de reforzar el cuerpo de Bomberos forestales y dotarlos de más personal, lo primero que hizo fue recortar 13 millones de euros en la prevención de incendios.

De esta manera se está provocando una situación de auténtica emergencia social en los montes valencianos. Y el gobierno del PP-VOX, en lugar de solucionar el problema, lo que está consiguiendo es agravar la situación con su negligente actuación.

Por otro lado, se está generando también una sensación de gran inseguridad en la plantilla de los Bomberos forestales, que ven cómo se tienen que enfrentar a situaciones de riesgo físico, en las que incluso se han llegado a ver escenas auténticamente surrealistas con camiones parados en pleno incendio debido a la falta de personal por los recortes.

En febrero se llegaba a un acuerdo entre la Consellera y los representantes de los trabajadores de SGISE por el cual llegarían unidades de bomberos forestales de refuerzo y comenzarían a prestar servicio desde el 1 de mayo hasta el 1 de octubre, que parece que les costaba cumplir. El 23 de abril se llegó a un acuerdo con el Consell para establecer el tercer turno y renovar el material, pero en realidad si nos atenemos a los hechos, lo que tenemos hasta ahora es que el año 2024 se inició, con 22 despidos en la empresa TRAGSA, lo que nos dice claramente el rumbo de las políticas de este Gobierno, independientemente de fotos y poses sin materialización en la práctica.

Debido a todo esto, desde el cuerpo de los Bomberos Forestales han iniciado movilizaciones en las que se inserta la manifestación del martes 16 de abril convocada por los sindicatos CGT, SPBBL, UGT, CCOO, CSIF y Emap, y que recorrió el centro de Valencia hasta el Palacio de la Generalitat.

Los trabajadores del sector reclaman en primer lugar un Convenio Colectivo único (ahora tienen tres), y en segundo lugar, reclaman que los refuerzos temporales se queden todo el año para reforzar una plantilla que es a día de hoy deficitaria.

Desde la OCR entrevistamos a Miquel, bombero forestal, para que nos explique la problemática a la que se enfrenta el sector, y cómo afecta esta situación a la conservación de nuestro patrimonio natural.

– ¿Cuál es la situación actual en el sector de los Bomberos forestales?

La situación de los bomberos forestales ha cambiado muchísimo. El servicio tiene 30 años como mínimo y han sido tradicionalmente unidades de trabajo en el monte. Se trataba de gente de los pueblos que trabajaba en selvicultura y después bajo los incendios, y no tenían prácticamente medios. Hoy en día se ha profesionalizado mucho en el tema de titulación vocacional, porque antes era una actividad del campo. El problema es que llevamos la carga del servicio desde hace 30 años, y nadie cuestiona lo que son los bomberos urbanos, pero en el caso de los bomberos forestales no se sabe muy bien lo que hacen “Peña que limpia la montaña, peña que apaga fuegos…” y eso no son los bomberos forestales.

Se ha derivado mucho más el trabajo a multi-emergencia en el terreno rural, no solo incendios forestales. También hacemos actuaciones en nevadas, en inundaciones cuando la DANA, montar los campamentos de campaña cuando pasó lo del COVID, búsqueda de personas desaparecidas, todo lo relacionado con emergencias. Nuestra principal función es incendios forestales, pero también hacemos primeros auxilios cuando no hay suficientes medios de bomberos urbanos en zonas que están alejadas del País Valencià, y poco a poco vamos ganando competencias.

Ganar derechos en bomberos forestales ha costado muchísimo / BombersForestalsGVA, Twitter

Todo esto no está reflejado en nivel de jornal, aunque es cierto que en el País Valencià se ha ganado bastante al respecto. En realidad, no cobramos mucho dinero, pero ha habido una mejora. Es un sector que ha ganado bastante valor en los últimos 10-15 años y el tema del cambio climático lo estamos viviendo estos últimos 8 años, y es una necesidad básica, porque los bomberos urbanos se dedican a los incendios en casas, y cuando vienen a los incendios forestales no tienen la formación necesaria para actuar en el medio rural.

Ganar derechos en bomberos forestales ha costado muchísimo, y hay Comunidades Autónomas destinan más presupuesto y otras menos. Aunque el País Valencià ha sido uno de las referentes, hace 10 años que estamos estancados.

La referencia en el estado español es Cataluña, con un cuerpo de bomberos forestal único, y es a lo que deberíamos aspirar todas las comunidades. Aquí a nivel operativo dependemos de los Consorcios de bomberos de cada provincia, y ahí es donde entra la mafia de las diputaciones, y eso es un “cacao”.

– ¿Cómo son vuestras jornadas laborales?

Ahora mismo tenemos 2 turnos, que quiere decir, que trabajamos 2 días sí, 2 días no, con 12 horas de descanso, caiga como caiga. Tenemos 1 fin de semana al mes completo de sábado y domingo, o se cambia viernes-sábado o domingo-lunes pero dependen según la alerta. Hay 3 preemergencias 1 (riesgo bajo) 2 (riesgo alto) 3 (riesgo extremo). Y según esas preemergencias tenemos unas actividades u otras. Sobre todo, al invierno hacemos selvicultura (prácticas de herramientas en la montaña como dominio de motosierras y ese tipo) pero evidentemente hacemos trabajos de limpiezas de caminos (desbroce, desramado, etc), luego rutas de vigilancia, esto último en preemergencia 2 y 3, prácticas continuas de todo lo que trabajamos ya sea de primeros auxilios, técnicas de ataque directo o indirecto de los incendios forestales. Por último, tenemos una formación física todos los días, y estamos haciendo 2h y media o 1 hora y media física. Ese sería nuestra jornada laboral.

– ¿Cómo está la situación sindical? ¿Quiénes son los sindicatos mayoritarios y cómo valoras el trabajo que están haciendo? Seguís siendo un cuerpo no profesional que carecéis de convenio colectivo propio. ¿Se ha hecho algo al respecto?

El servicio de bomberos forestal ha tenido varias fases. Antes estaba en una empresa llamada TRAGSA. Esta era como una subcontrata y allí predominaba el caciquismo con un bipartidismo entre CC.OO y UGT. Esta última absorbió el servicio completamente, no sólo en el servicio de bomberos forestales, que era de TRAGSA en general, y ahí el voto de oficinas era tema de caciques, delegados sindicales y caciques básicamente.

La anterior legislatura, CC.OO ganó las elecciones e hizo un pacto con el diablo con el PSOE y tragó “carros y carretas”. Se hizo una huelga general a la que CC.OO no se adhirió. Se adhirieron todos los sindicatos excepto CC.OO. De hecho, salimos todos a la calle y ellos no vinieron, y estaban en contra de nuestras movilizaciones. Hace poco hicieron elecciones y ganó CGT, después el sindicato de policías y bomberos. CC.OO bajó muchísimo y UGT fue testimonial.

Lo primero que hicimos fue comenzar a trabajar en la unidad. Ahora mismo estamos en una unidad sindical del servicio y de momento está resultando. Es complicado porque siempre hay muchos egos donde intentan siempre resaltar que “esa acción la he hecho yo” con una visión partidista de los sindicatos, pero creo yo que con las personas adecuadas se puede trabajar mucho y pueden salir bien las cosas. De hecho, ya están saliendo algunas. Ayer, la reunión con Mazón es una muestra de ello, con una coordinación total. Por esa parte estamos muy satisfechos porque ha cambiado una barbaridad, y al final eso los trabajadores lo notan. Cuando vamos todos a una, saben que vamos todos a una. Las veces que hemos ido todos unidos, siempre hemos ganado derechos laborales.

Tenemos un convenio colectivo propio. Lo que pasa es que negociamos 4 veces con el PSOE el primer CC de bomberos forestales para que aunaran los 4 convenios colectivos que tenemos para 900 trabajadores en la empresa pública valenciana. Y esas cuatro veces que negociamos, cuatro veces que se quedó en nada. Presupuestos nunca dio el “ok”, y esa fue la forma del PSOE de cortarnos las alas. Ahora mismo está parado, y es lo que demandamos a la Generalitat. En estos momentos se ha abierto una posibilidad de abrir una mesa de diálogo y de tirar hacia delante. Lo que pasa es que Mazón nos dijo que hay una limitación de un aumento de la masa salarial del 2% por la ley española. Nosotros lo que le decimos es que eso se puede bordear por un lugar u otro. Pensamos que las negociaciones serán complicadas para conseguir tanto como queramos, pero vamos a ir a por todas y conseguir un convenio en el que progresemos. Evidentemente hacia atrás no vamos a ir, pero deberíamos de conseguir un convenio a la altura del momento actual a nivel de derechos laborales, porque eso al final se refleja en el nivel del servicio púbico.

– ¿Hubo alguna unión con el Consorcio de bomberos de Valencia? ¿En qué consistió exactamente, y supuso ésta alguna mejora?

Las veces que hemos ido todos unidos, siempre hemos ganado derechos laborales / CGT Bombers Forestals València, Twitter

Aquí hay dos cosas. Lo primero es que nosotros somos un servicio de gestión autonómica, pero la operacionalidad, es decir, la movilización de las unidades y la gestión en las emergencias viene de los Consorcios. Cada provincia tiene su Consorcio. Porque no tenemos uno único como en Cataluña, que es lo que deberíamos de tener aquí. Y esto hay que entender que es otro caciquismo de la Diputación. En Castellón, por ejemplo, han enchufado a “2.000” personas toda la vida, como alcaldes de pueblos pequeños que están en el consorcio toda la vida y nosotros dependemos la parte operativa de ellos. Según la ley, eso debería de haber sido temporal pero todavía no se ha hecho efectivo que nosotros tengamos recursos para tener la estructura completa. Esto nos lo iba a dar la UVE que iba agregar el gobierno socialista, y es lo que demandamos desde hace mucho tiempo, a través de la AVSRE, integrarnos ahí y tener nuestra propia estructura. Es una demanda de hace 25 años, pero de momento nadie se ha atrevido a hacerla porque hay mucha política entre Consorcios, mucho dinero, mucha presión desde los Consorcios (nosotros no tenemos ninguna guerra con éstos) pero dicen que siempre les estamos quitando competencias, cosa que no es cierta porque en la ley está estipulado qué competencias son las suyas y las nuestras, pero ellos quieren más recursos y siempre buscan un muerto al que cargarle los problemas.

Nosotros apoyamos los Consorcios, ellos tienen su trabajo y hacen su labor muy bien, pero consideramos que ha de ser independiente a nosotros porque el trabajo y la gestión es diferente a la hora de trabajar y movilizar. Evidentemente se ha de compartir conexiones continuas con todas las emergencias. En el País Valencià tenemos 3 Consorcios, y Alicante es otro mundo, pero por ejemplo en Valencia y Castellón tenemos coordinadores de bomberos forestales especializados del Consorcio. Están en contacto diario para el trabajo, las emergencias y para todo en general. Cada 2-3 unidades tenemos un coordinador que gestiona las emergencias y en los PMA (Puestos de Mando Avanzados) están estos coordinadores junto a los gerifaltes de turno. El caso que cuando hay un incendio limítrofe entre provincias tenemos 2 PMAs, uno del Consorcio de Valencia y otro de Castellón, para un mismo incendio. La línea del incendio que va hacia Valencia se encarga el PMA de Valencia y la línea hacia Castellón del otro PMA como si fuesen otra comunidad autónoma. Es un absurdo completo.

– ¿En qué os están afectando las decisiones de la consellera Elisa Núñez al cuerpo de bomberos forestales? ¿Ha cumplido alguna parte del acuerdo con el comité de empresa? ¿Qué opinión te merece el acuerdo al que se ha llegado con el Consell en el que se comprometen a crear el tercer turno y a la renovación del material entre otras cosas? ¿Os genera credibilidad en cuanto a su cumplimiento?

La consellera de justicia e interior es de VOX. Lo primero que hay que decir es que los de VOX defienden que no hay ningún cambio climático, y eso es una barbaridad. Así no se puede hacer un análisis de la situación correcta para gestionar el servicio. Además, la consellera ha pecado de novata completamente. El PP le ha soltado el marrón y ella no sabía por dónde iba, y lo cierto es que hoy en día está completamente perdida.

Parece que se están poniendo las pilas después de un año, pero siguen perdidos. Es una persona cercana, pero a nivel de gestión le falta muchísimo, y al final ha tenido que venir Mazón a poner orden a una reunión con los del comité. La consellera únicamente vino a la primera reunión y dijo que “todo estaba muy mal” y ya está. Ese es el nivel; un nivel ridículo, y estos son los que están gobernando y gestionando todo esto.

Lo que prometió en la primera reunión sobre el refuerzo el 1 de mayo que se adelantó al 1 de abril, fue únicamente propaganda. Solo adelantaron un mes, pero deberían de haber sido refuerzos de 6 meses. Ahora hemos conseguido que estuvieran todo el año según el acuerdo con el Presidente. Pero, como digo, lo de los 6 meses, era únicamente propaganda.

En el punto en el que nos encontramos, si al 1 de Enero del año que viene tenemos el tercer turno, integrar las unidades de refuerzo y el proceso de estabilización para que todos los trabajadores se queden sería un éxito. Pero, de momento son solo palabras y promesas del Consell. Vamos hacer “checkpoints” para ver si se cumplen las cosas en el tiempo y si no, nos tocará salir otra vez a la calle, porque la lucha no se puede acabar. Se ha de continuar apretando porque estos hacen la propaganda y piensan que ya se ha terminado. Ahora mismo hay una falta de servicios, una falta de. medios tremenda y viene un verano muy complicado. Esperemos que a ningún compañero le pase nada. Eso es lo principal.

– El otro día hubo una manifestación convocada por los principales sindicatos del sector que recorrió las calles de Valencia. El presidente del Comité de Empresa habló de posible Huelga antes del verano. ¿Qué reclamáis, y crees que son suficientes los puntos a los que se ha comprometido el Consell?

«En la montaña, quien siembra recortes recoge cenizas» / CGT Bombers Forestals València, Twitter

Tenemos un acuerdo de 5 puntos de todos los sindicatos. El primero es que el proceso de estabilización  se acabe ya, y que se acabe bien para las compañeras y compañeros. El segundo es un tercer turno para estar operativo las 24H del día los 7 días de la semana donde se integran las unidades de refuerzo, y que desaparezcan éstas, implementadas en el tercer turno porque eso es del siglo XX. Las actuales emergencias que tenemos no funcionan así. También se tiene que firmar ya de una vez por todas el primer C.C de bomberas y bomberos forestales para que tengamos una regla básica de todo el servicio, no como ahora que tenemos 4 C.C. Y, por último, la inversión necesaria en parques de bomberos, equipamiento y material.

Se acordaron 3 de los 5 puntos que pedimos. Para nosotros es un avance tremendo. Pero de momento no tenemos nada, solo un acuerdo. Así que ahora ha de llevarse a cabo, y si no, no será suficiente. Estamos satisfechos, pero somos prudentes. Hay que cambiar muchas cosas, Nosotros queremos entrar en la Administración a través de la AVSRE (Agencia Valenciana de Seguridad y Respuesta a las Emergencias) y eso dicen que lo están mirando a nivel jurídico. También queremos el comando único, la movilización propia y esperamos que en esta legislatura se vaya llevando a término.

– ¿Qué piensas de la gestión que está llevando a cabo el gobierno PP-VOX en un tema tan importante como es la conservación de nuestro patrimonio natural?

Es un tema muy interesante porque son muy incompetentes. Hablan mucho de que hay que limpiar los montes, y el tema es que cuando oímos que alguien repite mucho eso, decimos que hay que “huir”. Porque esos son los que se piensan que toda la masa forestal del PV se puede “limpiar”. Primero partimos de que el 50-60% de la masa forestal está en manos privadas. Segundo, que la inversión que se debería de hacer para gestionarla, es enorme, y repito que no se trata sólo de limpiar. Se trata de hacer una gestión, puntos estratégicos, y a partir de ahí hacer una gestión de aprovechamientos si es necesario. Pero estos han cogido la estrategia de echarle la culpa al Botánic (gobierno anterior de la Generalitat del PSOE, Compromís y Podemos), cuando esto en realidad es una problemática de los años 60. El aumento de la masa forestal viene desde el éxodo rural, y evidentemente cada 10 años que se hace el inventario de la masa forestal, ésta aumenta porque los recursos los cogemos de otros países. Reventamos selvas de otras partes, y las de aquí apenas las tocamos. Y una de las cosas que hay que hacer es promover actividades agrícolas y ganaderas en extensivo, además de que sean viables las que existen ahora mismo. Esto es difícil de gestionar, pero es que tampoco aportan ideas.

– ¿Crees que influye en esta situación el negacionismo climático del partido en el que milita la Consellera Elisa Núñez?

Lo que decía antes, que sin un diagnóstico claro no puede haber soluciones adecuadas, y sí, eso influye totalmente. Se piensan que como tienen pasta no les va a afectar a ellos, y piensan en el mundo rural como si viviéramos a principio del siglo XX. El cambio climático es una evidencia y está repercutiendo desde hace mucho tiempo a muchos sitios del planeta y a nosotros como sociedad. El problema es que tenemos recursos, pero no a largo plazo. Solo a corto plazo, y pensamos en que ya se comerán el marrón los siguientes. Esto no es una cosa de los políticos, es una cosa de la sociedad, es una cuestión del capitalismo, del individualismo y es lo que tenemos. Estamos luchando continuamente con eso, pero parece muy complicado hacer cambiar la visión a la gente en este mundo de consumismo, de las prisas, de este mundo del “yo primero”.

Todo esto está ligado al modelo de sociedad y a una perspectiva de que no hay otros sistemas posibles, de pensar que este es el mejor, aunque tenga cosas malas, y eso no es cierto. Ha de haber alternativas a este mundo porque es insostenible desde hace 60 años o más, y éstas se han de llevar a término porque si no, esto va a ser un desastre climático, biológico y a todos los niveles.

Puedes enviarnos tus comentarios y opiniones sobre este u otro artículo a: [email protected]

Para conocer más de “Lucha de Clases”, entra a este enlace

Si puedes hacer una donación para ayudarnos a mantener nuestra actividad pulsa aquí